Año Nuevo, Proyectos Nuevos

Escucha el podcast: Año_Nuevo_Proyectos_Nuevos

Al cerrar en diciembre un año que termina, tenemos la necesidad de evaluar lo que hicimos bien, lo que hicimos mal y lo que dejamos de hacer. Por supuesto, también lo que nos pasó, aquellos sucesos y cosas que nunca previmos, pero allí estuvieron. Algunos positivos y otros…no tanto.

¿Qué sucede si no apuntamos nuestros proyectos? Pues en diciembre no tenemos contra qué comparar.

¿Qué sucede si no evaluamos? Pues, que no obtenemos de lo sucedido los aprendizajes que nos permitirán crecer y progresar.

¿Qué pasa si no tenemos proyectos? Pues, fácil, estamos dejando que nuestra vida sea como hoja al viento. Estamos sometidos a las fuerzas del entorno. El empuje inercial de los acontecimientos dirige nuestra vida.

Voy a hacerte una pregunta y te pido que la contestes antes de continuar con la lectura: ¿Qué influye más sobre el destino de las empresas: lo interno o el entorno? Dicho de otra forma ¿Qué determina más la obtención de utilidades de una empresa? Con ello hacemos referencia a su salud económica y a su posición en el mercado.

¿Cuál es tu opinión 50/50 %? ¿35/65 %? o ¿65/35? ¿Alguna otra combinación? Te pido que te definas.

Una institución dedicada a investigaciones internacionales como es el Stanford Research Institute (SRI) ha dado seguimiento a 250 empresas de diversos giros durante 25 años para dar respuesta a esta pregunta. Su conclusión es que el entorno pesa en dos terceras partes y lo interno en una. ¿Le atinaste?

Ahora bien, el gurú mayor de la estrategia, Michael Porter, respalda estos resultados de la investigación con su teoría de las 5 fuerzas competitivas. Veámoslas rápidamente.

Porter nos fija en el centro a la rivalidad competitiva que se da entre empresas del mismo giro. Afirma que todas las empresas están sometidas a la influencia de otras cuatro fuerzas:

  1. El poder de los compradores. ¿Qué le pasa a una empresa cuando le vende a compradores fuertes? Estos compradores fijan sus precios. Un fabricante de cosméticos amigo mío echa lumbre cada vez que le menciono a Sanborns por la forma en que decide comprarle. Mi amigo me dice: pero si no le vendo a ellos, no existo.
  1. El poder de los proveedores. ¿Qué le pasa a una empresa cuando le compra a proveedores fuertes? Estos proveedores le condicionan si le venden o no y a qué precio. Un cliente nuestro en Cencade era abastecido por Pemex que le surtía su materia prima. Los tiempos de entrega erráticos y los cambios frecuentes de precio le carcomían sus utilidades y él tenía que sortear dificultades frecuentes.
  1. Los productos sustitutos. ¿Acaso no es una lata que un cliente decida comprar algo diferente que le produzca el mismo beneficio? De manera personal lo he vivido. Ofrecíamos, casi exclusivamente, capacitación presencial. En el mercado comenzó a surgir una oferta alterna: cursos en línea. Esto me obligó a responder con los cursos e-learning que hoy son dos terceras partes de nuestra facturación ¿Qué nos hubiera sucedido si no entramos a este nuevo mercado?
  1. Los nuevos entrantes. En todo mercado surgen empresas que se introducen sin pedir permiso y suelen llegar con nuevos productos o nuevas marcas que llaman la atención a nuestros clientes y nos los quitan. Esto nos obliga a responder con innovación, con más mercadotecnia o con algo que se nos ocurra. En el ramo de la construcción ha resultado catastrófico para las empresas mexicanas la invasión de empresas españolas. Estas nuevas empresas en el mercado mexicano obligan a competir con precios más bajos o bien con nuevas características que cuestan dinero.

Entonces ¿cómo ves?  ¿Aceptas que el entorno manda en un 65%? Estas 5 fuerzas determinan la rentabilidad de una empresa. Medítalo bien. Es por ello que una empresa que no tiene un plan estratégico, donde define acciones que fortalezcan su capacidad competitiva, para establecer una postura fuerte ante estos 5 factores determinantes, acaba sucumbiendo.

No lo dejes para después, si has de proponerte un gran año, requieres de proyectos muy bien definidos que aumenten tu posicionamiento en el mapa de la competitividad.

Lo he dicho antes, permíteme repetirlo. El gran maestro W. Edwards Deming, decía que sólo hay una pregunta para un directivo y diariamente debe buscar respuestas: ¿Qué puedo hacer hoy para fortalecer mi posición competitiva?

Si un directivo no tiene el cuadro de las 5 fuerzas competitivas ¿cómo puede dirigir su pensamiento para encontrar respuestas sólidas y funcionales? De este análisis deben surgir sus proyectos.

Piensa al respecto y disfruta de una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA, NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ESE ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.