¿Cuál es la Cultura de tu Empresa?

Te preguntarás ¿por qué tanto tratamiento sobre el mismo tema? Déjame decirte amigo lector, que todo lo que hacemos y decimos está dictado por nuestros valores, costumbres y creencias. A esto se le llama cultura.

La cultura de una empresa modela y controla los comportamientos de quienes trabajan en ella. ¡Aguas! Si te revelas y no encajas en dicha cultura… ¡te van a correr! Por ello es tan importante conocerla, se aplica desde el reclutamiento y la contratación.

El eufemismo moderno es “atracción de talento”, pero no te engañes, se atrae no a los talentosos, sino a los que parecen encajar mejor con la cultura organizacional existente.

Una excelente contratación va generando un poderoso sentido de identidad. Quienes trabajan en un banco se comportan de manera diferente de quienes trabajan en un laboratorio farmacéutico y éstos, son diferentes a los trabajadores de una empresa metalmecánica, ¿coincides?

Al interior de la empresa se crean subculturas: la de los vendedores es diferente a quienes trabajan en el área contable y éstos son distintos a los del área de producción.

Hay ocasiones en que los comportamientos de los vendedores de tu empresa se parecen más a los vendedores de otra empresa que a sus compañeros de trabajo en la misma.

¿Podrías identificar los valores que conforman la cultura de tu empresa?

Es importante para ti.

Exploremos algunos que pudieran estar presentes.

Poder centralizado vs poder delegado: ¿por cuál te inclinas? ¿Qué es lo visible?

Compromiso con la empresa vs despreocupación por lo que le pase a la empresa.

Cooperación entre compañeros vs Rivalidad constante.

Transparencia en el manejo de información vs acaparamiento celoso de la información.

Disciplina organizacional vs incumplimiento de asignaciones.

Respeto mutuo vs trato humillante.

Orientación al cliente vs orientación a los costos internos.

Calidad ante todo vs lo que salga es bueno.

Equidad de género vs preferencias discriminatorias.

Tolerancia ante los riesgos vs castigo a los errores.

Honestidad vs se vale mentir, robar (lápices, plumas, papel, etc.).

En fin, vale la pena que elabores tu propia lista. La cultura establece límites, es muy sutil, pero en esencia nos marca lo que sí se puede hacer frente a lo que no.

En caso de que estos límites estén borrosos, entonces tendríamos que aceptar la falta de precisión en la definición cultural de tu empresa, lo cual es, tristemente, muy frecuente.

Debes tomar en cuenta que la cultura prevaleciente en tu empresa es reflejo de la cultura social y hoy por hoy no es muy presumible que digamos. Por ello, precisamente por ello, una empresa debe abocarse a las definiciones de su cultura estableciendo los valores y brindarles un tratamiento como el que ejemplificamos en La Cultura Disney.

 

Te invito a que traces el mapa cultural de tu empresa, es muy simple: haz una lista de valores y sus opuestos. De un lado pones unos valores y en el otro extremo pones su opuesto, los separas por cinco columnas y te quedará un cuadriculado donde pondrás un punto al concepto más cercano. Luego, unes los puntos y sacas tus conclusiones.

La principal conclusión debe ser ¿tenemos la clase de cultura organizacional que favorece la productividad, la conquista y retención de clientes, el clima que queremos, etc.?

Pudiera suceder que descubres una cultura que sí te permite ir con tu jefe y presentárselo, haciéndole sugerencias de mejora o tal vez debes quedarte callado y buscarle por otro lado.

Te deseo la mejor de las suertes en este ejercicio.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA: UN LÍDER ¿TÚ?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. No olvides leer el Reporte Especial INTRAPRENEUR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.