El Legado de un Auténtico Líder

En el más reciente partido de futbol entre el Barcelona y el Real Madrid se vieron jugadas de altísimo nivel futbolístico. Al finalizar presentaron una entrevista con Mascherano, defensa del Barcelona, quien declaró: “tuvimos un arranque confuso y errático, pero en el medio tiempo repasamos nuestro modelo y fuimos otros en los 45 minutos restantes, todo nos salió como sabemos que debemos hacerlo”. Ganaron 2-1.

El Barcelona, desde Johan Cruyff, cuenta con un modelo de juego muy efectivo, consistente en dominio de balón, pases cortos y avances constantes, para atrás solamente obligados. La estadística de Mascherano en dicho partido fue del 88.9% de precisión en los pases.

El modelo fue perfeccionado por Pep Guardiola que llevó al Club a ganarlo todo: liga, copa, Champions de Europa y Mundial de Clubes. Una era admirable. El modelo del Barcelona no solo está en el terreno de juego, abarca la administración, el enfoque publicitario, las finanzas y el cuidadoso detalle por el clima de la organización. Fomentan la alegría y el disfrute del juego.

El modelo completo es aplicado desde la organización a cargo de los equipos infantiles, de modo que cuando suben a los equipos intermedios y al gran equipo, todos los involucrados mantienen un comportamiento uniforme. A todo esto se le llama cultura, “la manera como hacemos las cosas aquí”.

Tomemos ahora el caso de un líder icónico: Steve Jobs. La revista Fast Company le ha dedicado varios artículos basados en entrevistas.

Rick Tetzeli, por su parte, entrevista a varias personas que trabajaron con Jobs en su primera etapa y una de ellas, Susan Barnes, afirma “yo no sé cómo alguien podía trabajar con un tipo así. Ella cuenta que el día que Steve la despidió, en ese instante, le quitó su celular y le cerró todos sus accesos”.

En el libro biográfico de Steve Jobs escrito por Isaccson y en muchos otros después de su muerte en 2011 lo que nos presentan es una persona llena de complejos, irascible, humillante y desconsiderada con todas las personas, incluso con su propia hija. Su estilo fue definido como “microadministración tiránica”.

Su padre adoptivo, Powell Jobs, define a su hijo como una “máquina de aprendizaje”. El ser despedido de la empresa que él había creado (Apple) fue un shock tan fuerte que lo llevó a pensar en la necesidad de cambiar, tanto hacia adentro de él mismo, como hacia afuera, en su trato hacia los demás. Su segunda empresa NeXT vivió muy poco de esa evolución, pero el impacto determinante en su vida fue su vivencia como propietario de un estudio creativo: Pixar.

En 1997 cuando él regresa a Apple se encuentra con pocas personas que conoció en su etapa anterior, entre ellas el Director Financiero, quien afirma que Jobs lo dejó trabajar sin interferencias, “el aspecto financiero era una debilidad de Jobs y él siempre lo reconoció”. De modo que Jobs se dedicó a armar su nuevo equipo, despidiendo a unos y contratando de otras empresas a otros. A Tim Cook lo contrató al año siguiente trayéndolo de Compaq.

Para cada etapa del proceso productivo buscó a los mejores que encontró y no le importaba de dónde los sacaba. Una vez que los tenía les dedicaba mucho tiempo y les precisaba lo que esperaba de ellos, pero los dejaba trabajar.

Su estilo ácido, tan exigente y lleno de desplantes, era claro, lo usaba con quienes no obtenían su reconocimiento. Jobs respetaba y alentaba a sus colaboradores talentosos. A los demás no. Esto no debe sorprendernos cuando nos queda claro que Lorenzo Servitje en Bimbo hacía lo mismo al aplicar su lema: “si no sabes, te enseño; si no puedes, te ayudo; si no quieres, te vas”. ¿Habrá otra forma de crear una gran organización? ¿Verdad que no?

Una característica del Jobs que nos vendieron sus biógrafos iniciales fue su carácter revolucionario. Apenas ahora se le reconoce como evolucionario, es decir, se basa en seleccionar, integrar y escuchar a su equipo de trabajo. Este nuevo Jobs cree en el incrementalismo como base de sus creaciones.

El legado de Steve Jobs en Apple consiste en crear una cultura de perfeccionismo, siempre hubo presión por lanzar nuevos productos, pero la calidad estaba primero que el tiempo. Los productos se probaban hasta cumplir cabalmente con todas sus funcionalidades.

La abundante información que ha surgido deja en claro que ninguno de los productos “revolucionarios” que lanzó Apple en la era Jobs fue una creación original. Todos ya existían en distintas empresas, pero defectuosos. “Nueva tecnología en realidad es el producto de nuevas combinaciones de tecnologías independientes, que al ponerse juntas crean nuevas capacidades producto de la sinergia que surge entre ellas”.

Un acierto relevante para hacer realidad su obsesión por instaurar la cultura del perfeccionismo está en la creación de la universidad Apple U. La crea contratando a Joel Podolny de la Yale School of Management con la encomienda específica de dar forma al funcionamiento perfecto y acabado en cada uno de los procesos para animar su eslogan clave: “Think Different”. La Apple U forma en todos los niveles de la empresa y ¡cuidado! Si integras el grupo C porque acabarás despedido; en cambio, si integras el grupo A puedes obtener jugosas prestaciones.

Tim Cook, el CEO actual de Apple, “…todo lo que sucede es una consecuencia de esa filosofía, empezando por el foco maniático de hacer los mejores productos en el mundo. Con el propósito de crear los mejores productos debes tener las tecnologías básicas, de primer nivel. Steve sintió que si Apple podía hacer eso: crear grandes productos y grandes herramientas para la gente, entonces haría grandes cosas para el mundo. Él sentía profundamente que esa sería su contribución más importante. Nosotros creemos todavía en eso. Esa es la creencia fundamental de Apple. Estamos enfocados en construir lo mejor”.

Rebecca Greenfield escribe sobre la entrevista que le hizo a Ed Catmull, el CEO creativo de Pixar y ahora el máximo responsable de todo tipo de creaciones de animación de Disney. Steve Jobs compró Pixar cuando George Lucas decidió desprenderse de ese estudio después de producir La Guerra de las Galaxias. En ese momento Jobs contaba con el efectivo que le dieron en Apple al despedirlo y vender todas sus acciones, menos una.

Revela Catmull que Jobs al llegar a Pixar comenzó a comportarse dictatorialmente como lo hacía en Apple y pronto se dio cuenta que no obtenía resultados. “Vimos a Jobs cambiar y cambiar dramáticamente. Él aprendió a ser un socio, se volvió empático. Aprendió a escuchar y a relacionarse en profundidad con los creativos. Él se transformó en un directivo sabio que aprendía de los demás, sin perder su esencia, esa intensidad que lo caracterizaba”.

Catmull sostiene “cada director sin percatarse acaba perdiéndose en su propia película. Es necesario una fuerza exterior que te haga ver lo que tú ya no puedes ver. Jobs fue para Pixar esa fuerza exterior. Venía dos veces al mes. Veía nuestros avances y siempre encontraba ángulos y enfoques que nosotros no podíamos ver. Su perfeccionismo hacía que nos esforzáramos más. Gran parte de los premios Oscar que ganaron nuestras películas se debía a esa presión”.

“Jobs articulaba y brindaba una comprensión más profunda en cada planteamiento. No sólo le dio vida financiera a Pixar y a sus creaciones, con sus agudos planteamientos le dio forma al mayor impacto y al disfrute de cada una de nuestras películas y esto es parte de nuestra manera de analizar y disectar cada una de nuestras creaciones de manera permanente”.

Por supuesto, también creó la PIXAR UNIVERSITY con el mismo propósito: asegurar un conocimiento profundo y un desempeño excelente en todos los que trabajarán en Pixar.

 

En eso consiste el legado de Steve Jobs, en crear una cultura, una forma de trabajar, de relacionarse, de conversar a lo largo y a lo ancho de la empresa, que hace que todos tengan la libertad para “pensar diferente” y seguir su propio camino, pero con una finalidad en mente: lanzar al mercado el producto más funcional y maravilloso que haga correr al público hacia las tiendas para poseerlo y amarlo.

 

RECUERDA: SI QUIERES TENER ÉXITO COMO ENTREPRENEUR, COMIENZA POR SER UN INTRAPRENEUR.

 

SI QUIERES TRIUNFAR AFUERA DE TU EMPRESA, COMIENZA TENIENDO ÉXITO ADENTRO.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. No olvides leer el Reporte Especial INTRAPRENEUR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.