Estrategia: El Estandarte de todo Líder

En el manejo del concepto de líder orquestador comencé con la raíz de la palabra líder. Es de origen sajón y viene de “leather”, significa “el que invita a caminar”. Surgen varias preguntas: ¿adónde invita a caminar? ¿Adónde quiere llevarnos?

Hace unos días un amigo me informó que se registró como candidato independiente para optar por una delegación del Distrito Federal. Para obtener el registro oficial, recibir el financiamiento y poder hacer propaganda necesita entregar 6500 firmas acompañadas de copias de la credencial para votar. Pide ayuda, lo primero que se me ocurre es preguntarle: ¿cuál es la razón por la cual pretendes ser delegado? ¿Qué nos vas a ofrecer a los votantes?

En síntesis, este amigo quiere convertirse en mi líder y en el líder de más de 300,000 habitantes, ¿qué procede? Sin duda, darnos una buena razón para seguirlo y votar por él. ¿Cómo se le llama a eso? ESTRATEGIA.

Un sacerdote pronuncia su homilía y nos invita a seguirlo, ¿cuál es su leit motiv? Nos ofrece la gloria eterna. Esa es su estrategia: “sígueme, haz lo que te digo y llegarás al cielo, librándote de los sufrimientos del infierno”.

La palabra estrategia proviene del griego “strategos” que significa conducción, se divide en dos raíces: stratos, ejército y agein, conducir. De allí que estrategia sea conducir un ejército. Con el paso del tiempo se ha interpretado como la capacidad de conducir a un ejército antes de enfrentar las batallas. Es decir, estrategia es ver la guerra en su escenario global. Es diferente a la táctica que tiene que ver con la batalla en particular.

En la estrategia se plantea la colocación de las fuerzas en el terreno para ganar la guerra. En la táctica se decide lo que ha de hacerse en cada batalla que habrá de librarse. La táctica es la parte del arte militar, que trata sobre el empleo de los medios de acción en el campo de batalla.

Nos queda claro que ambos términos han sido trasplantados del arte militar a la vida cotidiana. Se aplica a todos los aspectos donde se forma una organización o, mejor aún, un sistema organizacional: desde dos personas hasta grandes corporaciones e instituciones.

A nivel de dos personas, tenemos el caso del matrimonio. Allí a ese nivel debe formularse una estrategia. A veces el marido la plantea y la pronuncia, pero en el fondo sabemos que la mujer, con ese finísimo arte de la sutileza, acaba consiguiendo lo que ella quiere.

De modo que, aunque siempre uso el término organización, debe entenderse que puede referirse a cualquier grupo humano con fines comunes: asociación de colonos, club deportivo, hospital, iglesia, empresa, gobierno, etc.

En el futbol, la estrategia es el planteamiento que decide el director técnico: 4-2-4, 4-3-3,4-3-2-1, etc. Antes de pisar la cancha esto tiene que estar decidido. Tal vez acomode fijamente a 9 jugadores y deje a otro de “libero”, es decir, libre para subir y bajar como sea necesario.

En el futbol, la táctica tiene que ver con jugadas en particular. Quién y cómo se tirará un penal, o un tiro libre a corta distancia o el que lo hará si es larga distancia, quién sacará los tiros de esquina, etcétera.

Hace algún tiempo tomé un curso con uno de los grandes de la estrategia, Gary Hamel, le escuché expresiones que con el paso del tiempo se volvieron mi mantra: de la planeación estratégica, nunca saldrá una estrategia y el futuro ya está aquí, sólo que mal repartido.

Estoy convencido que la estrategia no es algo metódico y mucho menos, mecánico. Es un destello de lucidez, nos dice William Dugan, que llega primero y poco a poco se convierte en visión para darle rumbo a la acción.

Dugan nos enfatiza el ejemplo de Bill Gates y Paul Allen, mismo que está relatado en el libro “The Road Ahead”. Bill vio al pasar frente a un puesto de revistas la portada de Popular Electronics, venía la imagen de una caja que pretendía ser una computadora, la Altair, al verla Bill dijo: “Oh no, está transcurriendo sin nosotros”. Se refería a la revolución electrónica que ellos ya habían comenzado, pero no maduraba.

Ese destello de lucidez llega cuando está hirviendo internamente una idea, un propósito, una visión aún no configurada.

Ellos hablaron de inmediato a Albuquerque con los creadores de la Altair y se enteraron de que todavía no estaba completa, tenía cables y muchas cosas pero no era programable. Entonces se trasladaron para ofrecer que ellos podrían hacer que la Altair funcionara como una computadora.

Bill Gates y Paul Allen juntaron cuatro elementos existentes, pero cada uno por separado, para crear la primera computadora: la Altair, el chip 8080, la programación Basic y el PDP-8. Esto los llevó a crear la empresa Microsoft el 4 de abril de 1975, Gates de 19 años y Allen de 22.

Gates con más recursos económicos se dedicó exclusivamente al propósito. Paul regresó a su trabajo porque necesitaba de su sueldo. Por ello, el 64% de las acciones fue para Bill y el 36% para Paul.

Veamos pues, cómo surge una auténtica estrategia, es un destello luminoso en la mente del que anda buscando una solución. Hay una convicción profunda de que un problema tiene que ser resuelto o de que algo que uno se imagina puede convertirse en realidad. Ésta la gran oportunidad para un líder decidido y audaz.

Un ejemplo. En las Olimpíadas de Los Ángeles de 1984 vimos volar a un hombre que aterrizó en el centro de la cancha; sin embargo, 30 años después no ha surgido la opción asequible y económica que nos permita trasladarnos individualmente a 50 metros de altura, para obviar los trastornos de la circulación. ¿Te imaginas qué padre sería? Sensacional, en verdad.

Dado que mi propósito es proporcionarte ideas que te estimulen, aquí le cortamos, para no alargar nuestra conversación. Te propongo rescatar tus sueños más anhelados y seguirle buscando el “cómo sí” para configurar tu estrategia que te conduzca al logro.

Si tuvieras la oportunidad de ser líder ¿con qué argumento nos invitarías a seguirte? ¿A quiénes estarías dirigiéndote? ¿Cuál es tu propósito mayor?

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

QUE LA FUERZA DE TU INSPIRACIÓN IMPULSE TUS PROYECTOS.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.