Indisciplina: Desafío Constante del Líder

Foto: http://7dias7noches.net/blog/matt-harvey-poncho-a-9-y-disparo-cuadrangular-de-dos-carreras.html

Escucha el podcast: Indisciplina_Desafío_Constante

En la Serie Mundial de Béisbol 2015 acontecieron sucesos que son una enseñanza para quienes estamos interesados en el ubicuo tema del liderazgo. Adonde miremos, siempre hay lazos con este tema.

En Nueva York se celebró el quinto partido de la Serie, entre los Mets de Nueva York y los Reales de Kansas City. Los Reales llevaban ganados tres juegos de cuatro. Para coronarse en la Serie se requiere ganar 4 partidos de 7. Así pues, este quinto partido era de vida o muerte para los Mets.

Los Mets se ilusionaron cuando su primer bateador hizo un home-run. De modo que desde la primera entrada iban 1-0 y en la sexta entrada metieron otra carrera para avanzar al 2-0.

El pitcher de los Mets estuvo formidable, Matt Harvey. No permitía a los Reales absolutamente nada. Mantuvo el marcador de dos carreras a cero durante ocho entradas. Hizo 24 outs de 27.

Por el otro lado, los contrincantes se vieron obligados a cambiar en varias ocasiones de pitcher, pero lograron contener a los Mets con tan sólo dos carreras. Pero ellos no podían anotar.

Llegó el momento de la última entrada. El entrenador de los Mets tomó la difícil decisión de cambiar de pitcher. Matt Harvey recibió la noticia con desagrado y le dijo que él seguiría pitchando.

Harvey había pitchado excelentemente ocho entradas y se sentía fuerte, deseoso del gran sueño de todo pitcher: ganar por blanqueda (es decir, no permitir carreras al rival) y culminar la jornada completa, a la cual le faltaban únicamente tres ponches.

Queda claro que a los Mets les urgía esa victoria. Perder significaría permitir a los Reales convertirse en Campeones Mundiales (así se dicen los estadounidenses) del béisbol y quedar ellos eliminados de la competencia.

Cuando Harvey salió al campo para pitchar la novena entrada, los aficionados coreaban “Harvey, Harvey, Harvey…” Tendríamos que aceptar que Harvey a esa altura del inicio de la novena entrada gozaba del apoyo de la afición, subió al centro del campo para iniciar su labor, sin demostrar su disgusto por la decisión de su jefe. Pero, sin duda, estaba desconcentrado.

Tengamos claro que el liderazgo no es un asunto de popularidad

El coach de los Mets, Terry Collins, por alguna razón, había tomado la decisión de no permitir a Harvey regresar al partido, pero éste se insubordinó. Ante el apoyo de la afición resultaba inadecuado regresarlo.

En su primera opción otorgó base por bolas y con el segundo bateador también falló Harvey. Al coach Terry Collins no le quedó más remedio que actuar de inmediato, pero…ya era tarde.

Por esa debilidad del coach, o por la insubordinación de Harvey, lo que era un partido ganado de 2 a cero, se convirtió en un empate a dos, provocando la necesidad de prolongar el partido a entradas adicionales hasta que hubiera un ganador, aunque fuera por una carrera de diferencia.

El partido se fue a tres entradas adicionales. Ninguno de los equipos lograba marcar una diferencia, hasta que en la entrada 12 los Reales metieron 5 carreras poniendo el marcador en 7 a 2. Los Mets batearon en el cierre de la entrada, pero el pitcher de los Reales logró contenerlos. Resultado final triste, después de ir ganando ocho entradas, pierden el partido y la Serie Mundial.

 

EL ROL DE LOS LÍDERES ANTE LAS ORGANIZACIONES QUE DIRIGEN

 

Ese es nuestro tema, resulta relevante rescatar en esta ocasión que un líder tiene que ser firme al tomar una decisión. No puede permitir la insubordinación.

En el caso que hemos analizado, el coach del equipo está afuera del campo de juego. Tiene la oportunidad de contemplar todo el panorama, su juicio es más acertado que alguien que se encuentra inmerso en la acción.

En una empresa sucede lo mismo. El director tiene una visión holística de lo que está sucediendo. A diferencia de alguno de sus directores de área, que sólo percibe lo que se relaciona con su situación, si el director general toma una decisión debe sostenerla hasta el final y no dejarse presionar por las circunstancias.

La toma de decisiones es una de las facetas clave del liderazgo acertado, primero porque somete a juicio su criterio para decidir en una circunstancia difícil o compleja, luego porque una vez tomada la decisión, siempre habrá afectados que opondrán una feroz resistencia.

En pleno Siglo XXI ya no se pueden tomar decisiones arbitrarias, es preciso aplicar métodos participativos, pero ello no excusa al líder de ser el responsable de la decisión final, y menos aún, de la firmeza que debe tener al implantar lo que se haya decidido.

Hay muchos líderes que en circunstancias semejantes caen en el exceso de la delegación, convirtiéndola en auténtica relegación. Relegan su responsabilidad y abdican de una de las funciones clave del liderazgo.

Reflexiona al respecto y disfruta de una semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA, NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA Y ESE ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.