Líder en lo Fundamental

Foto: http://www.infobae.com/america/deportes/2016/11/03/los-chicago-cubs-ganaron-la-serie-mundial-ante-los-indians-de-cleveland-su-primera-en-108-anos/

 

Escucha el podcast: Líder en lo Fundamental

 

¡Qué triunfo! ¡Qué manera de festejar la conquista de un título! No es para sorprenderse, después de un gran esfuerzo viene la recompensa. Las calles de la ciudad de Chicago se saturaron, más de dos millones de personas para vitorear a los campeones del béisbol, los Cachorros de Chicago.

Este equipo ganó su último campeonato de Serie Mundial en 1907. Aunque fue fundado en 1870 durante 37 años jugó con otro nombre y es curioso que apenas cambiaron a Cubs (oseznos, equivalente a cachorros, es decir, osos niños) ganaron su primer y único campeonato.

En 1945 volvieron a llegar a la Serie Mundial, en la cuarta entrada sucedió que un aficionado llamado Billy Sianis llevó al estadio a su mascota, una cabra. Como varios aficionados que estaban alrededor se sintieron molestos y se quejaron porque “olía espantoso” y hacía ruidos, entonces los policías le pidieron que abandonara el estadio. En ese momento Billy los maldijo: “no ganarán jamás, ni ésta ni otra Serie Mundial”.

Durante muchos años los aficionados de los Cachorros le dieron fuerza a la leyenda y todo fracaso deportivo lo atribuían al conjuro. Se armó una auténtica leyenda, que todos deseaban que se rompiera, pero no sucedía.

Este día de muertos, el 2 de noviembre de 2016, después de 108 años se rompió para siempre la maldición. Fue un juego sufrido. Llegaron a estar abajo tres juegos perdidos con sólo uno ganado. La Serie se la lleva el que gana 4 de 7 partidos. A los rivales, los Indios de Cleveland, les faltaba un triunfo para coronarse.

De manera sorprendente, los Cachorros se impusieron en los siguientes tres partidos consecutivos. Nunca de manera fácil. Los Indios de Cleveland resultaron rivales de respeto.

En todo triunfo vemos a muchos héroes, se discute acerca de quién contribuyó más al éxito del equipo. La lista se vuelve larga porque así son las victorias.

Lo mismo sucede con las derrotas. La lista de inculpados es larga. Los “hubieras” se comentan por todos lados, se mira feo a los que cometieron algún error y se les retira el habla a los que se estima como culpables del fracaso.

En Cachorros todos se abrazan y vitorean. Lo mismo los pitchers que los catchers, que las primeras bases o las terceras o los short-stops.

Elegir al Jugador Más Valioso (MVP, most valuable player) les cuesta trabajo. Esta vez se decantaron por Ben Zobrist, pero también destacó Kris Bryant y muchos más.

Todo bien, sin embargo, habría que preguntarnos ¿quién de todos es el líder que los llevó al triunfo? ¿El manager Joe Maddon? ¿El gerente general Jed Hoyer? ¿El dueño Tom Ricketts?

Podríamos seguir con la lista y figurarían legítimamente muchas personas, puesto que un equipo es una interrelación coordinada de una gran cantidad de personas, donde cada uno hace su aportación al desempeño del conjunto. El triunfo es de todos.

Si el éxito es del equipo completo, el líder es… (fanfarrias, por favor), EL LÍDER ES… la persona que integró el equipo, el que los hizo participar juntos en este emprendimiento. El que crea los fundamentos, los elementos clave para que el equipo exista.

Ronald Blum de Associated Press nos lo descubre, se trata de Theo Epstein. “Tras armar el equipo de los Medias Rojas de Boston que ganó una Serie Mundial después de 86 años, hizo lo mismo para los Cachorros de Chicago que no ganaban en 108 temporadas”.

“Albert Almora Jr. fue el primer jugador seleccionado en el draft bajo la administración de Epstein. El tercera base Kris Bryant vino en 2013 y el jardinero Kyle Schwarber en 2014 y los Cachorros canjearon para obtener al pitcher Jake Arrieta (de Baltimore), el primera base Anthony Rizzo (San Diego) y el short-stop Addison Russell (Oakland)”.

“Chicago invirtió en el mercado de agentes libres tras la temporada de 2014, consiguiendo al lanzador Jon Lester y luego al lanzador John Lackey, al jugador Ben Zobrist y a los jardineros Dexter Fowler y Jason Heyward. El cerrador Aroldis Chapman fue adquirido de los Yankees de Nueva York y Mike Montgomery vino de Seattle”.

Theo Epstein se graduó en Yale y en Derecho en la Universidad de San Diego. Fue contratado por Medias Rojas cuando tenía 28 años de edad en 2002. Se convirtió en el gerente general más joven en la historia de las ligas mayores. A los Medias Rojas les dio dos títulos 2004 y 2007. Renunció en 2011.

A los Cachorros llegó en 2014 para ocupar el puesto de director deportivo y desde esa posición configuró un equipo ganador. Después de ganar el título en 2016 declaró “es apropiado afirmar que ganamos en uno de los mejores partidos en toda la historia. Fue simplemente increíble, un homenaje a nuestros jugadores, a su espíritu de lucha”.

En México, vemos el equivalente. Así como los Cachorros tienen un dueño dispuesto a invertir en la compra de los mejores jugadores en cada posición, aquí tenemos al equipo Las Chivas de Guadalajara donde Jorge Vergara, su dueño, ha estado dispuesto a comprar a los mejores jugadores, sólo le falta tener a su Epstein. La pura cartera no logra campeonatos.

Reflexiona sobre la importancia de hurgar en las bases para dar con la fuente del liderazgo. A veces las personas de mayor influencia están ocultas y dejan que otros se bañen con la miel del éxito. Es como las películas donde los actores y los directores cosechan los laureles y la fama, pero detrás de ellos está alguien que, con gran visión, integró un equipo ganador. Te deseo una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: QUIEN TOMA LA INICIATIVA PARA LLEVAR A CABO UN CAMBIO, ES UN LÍDER. ¿ACASO ERES TÚ? SÉ EL PRIMERO EN DAR UN PASO ADELANTE, NO TE DETENGAS.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.