Liderazgo en un Director de Tesis (Mentoring)

En todos los campos del hacer encontramos el liderazgo en acción. Viví en profundidad mi relación con el Dr. Manuel Sánchez Sarto, maestro emérito de la UNAM, cuando tuvo la gentileza de aceptarme como su tutoreado en la elaboración de mi tesis profesional.

Escribir una tesis es todo un reto. Especialmente cuando uno tiene enfrente a un docto maestro que exige y le plantea desafíos intelectuales por resolver, que además no se conforma con respuestas superficiales y carentes de fundamento.

En la Revista Perfiles Educativos, Lorena Fernández y Catalina Wainerman, abordan la dirección de tesis como un ejercicio de liderazgo. Su trabajo profundo y detallado me llevó al recuerdo de mis propias experiencias, al doloroso viacrucis que significó la insalvable responsabilidad de escribir una tesis. No descarto que para otros ese paso sea relativamente sencillo, pero no fue mi caso.

Debemos considerar que en los tiempos presentes el asunto ha sido resuelto de maneras mucho más fáciles y expeditas. Una tesina elaborada en grupo, cursar una especialidad con tres materias o, en el más envidiable caso, ¿para qué hacer una tesis? Aquí está tu título profesional y que la suerte te acompañe.

El asunto de elaborar una tesis se convierte en un obstáculo tan imponente para muchos profesionistas que terminan una carrera y acaban obviando la titulación, ¡qué lástima!, ¡qué desperdicio! No se vale.

El último intento es sumamente importante. Por ello, es frecuente encontrar a licenciados o ingenieros que presumen el título pero carecen de su cédula profesional, en realidad, les faltó valor para cerrar un emprendimiento tan vital como una carrera profesional debidamente certificada.

El director de tesis se convierte en un personaje de suma importancia para el aspirante. Conozco casos donde los estudiantes se han visto forzados a renunciar a sus aspiraciones por culpa del director de tesis. Consiguen otro y otro, sin lograr culminar sus esfuerzos. Tal vez por eso, algunas universidades han eliminado el trámite de elaborar una tesis para recibirse. Son tantos los que han terminado sus estudios profesionales sin titularse.

Hay directores de tesis de espíritu paternalista que casi elaboran el producto ellos mismos, sin lograr aprendizaje y menos desarrollo en el aspirante. Otros directores se desentienden totalmente de la conducción que les corresponde y dejan al estudiante a su aire sin brindarle el consejo que se espera de un experto.

Recuerdo al Dr. Sánchez Sarto dándome la primera puñalada al decirme y “usted joven Esponda, ¿cuál es la hipótesis que quiere demostrar con su trabajo?” La verdad es que una tesis solamente tiene un propósito: comprobar o disprobar una hipótesis.

El resultado final es muy simple: mi investigación demuestra que… Debe haber una contundente y eficaz comprobación de aquello que se planteó en el arranque. La hipótesis partía de un “yo supongo que…” al finalizar tiene que haber “mi investigación me ha permitido comprobar que…”

Las investigadoras mencionadas se apoyan en otro autor especializado, al conceptualizar la rigurosidad compasiva. Es decir “el delicado balance pedagógico entre compasión y rigor involucrado en la dirección de tesis efectiva: compasión o brindar a los estudiantes apoyo, estímulo y empatía, mientras al mismo tiempo otorgarles feedback riguroso sobre su desempeño.

“La combinación de estos dos atributos es la que permitiría generar un ambiente de aprendizaje facilitador del proceso formativo del tesista. Es decir, los directores de tesis modelan las actividades, promueven la reflexión, mantienen a los tesistas involucrados y, sobre todo, ajustan el nivel de dificultad de los desafíos que proponen a los estudiantes”.

Te pido lector, que repases el párrafo que antecede. Ahora que está de moda convertir a los jefes en coaches o en mentores de sus seguidores, veremos que lo descrito revela con precisión lo que se espera de un jefe ante un subordinado al cual quiere empoderar para lograr su desarrollo pleno.

Fernández y Wainerman puntualizan acertadamente cuatro funciones del director de tesis (adaptadas al jefe que desea brindar mentoring):

  1. Asesoría mediante una orientación brindada para el conocimiento profundo y sustantivo de la disciplina y para el desarrollo de nuevo conocimiento, en este caso, comprensión más profunda de las operaciones y procesos de la empresa.
  1. Promover el desarrollo implica que el director evalúe las necesidades formativas del aspirante, le enseñe métodos específicos, establezca metas claras, brinde información actualizada sobre el tema y fuentes de información y le otorgue feedback inmediato sobre los trabajos realizados.
  1. Brindar el sostén necesario para generar condiciones sociales y emocionales indispensables para su formación y su culminación exitosa en las metas trazadas. Este apoyo psicosocial resulta fundamental por las crisis emocionales que sufre todo aspirante a metas más elevadas.
  1. Brindar apoyo práctico colocándose como orientador en el contexto (cuáles recursos están disponibles, políticas de la institución y conectarlo con otras personas dentro de la misma).

Me acuso, traicionando el texto original, he retirado todo lo académico para que tú lector, le encuentres sentido a estas sugerencias y veas su aplicabilidad al reino del trabajo cotidiano, donde un jefe quiere desarrollar apropiadamente a sus subordinados desempeñando el rol de coach o de mentor.

En la dirección de tesis se espera que “el director asuma un rol activo en la promoción del aprendizaje del tesista”, esta intervención se convierte en  la gran oportunidad para él de formar a un investigador serio, con  capacidades y metodología sólida que facilitan el hecho de que se produzca nuevo conocimiento.

Para un mentor en la empresa, se presenta la oportunidad de desarrollar a un futuro ejecutivo con una visión sistémica, que le lleva a una comprensión más profunda de la manera cómo opera la empresa y de cómo puede introducir mejoras.

 

RECUERDA: SI QUIERES TENER ÉXITO COMO ENTREPRENEUR, COMIENZA POR SER UN INTRAPRENEUR.

 

SI QUIERES TRIUNFAR AFUERA DE TU EMPRESA, COMIENZA TENIENDO ÉXITO ADENTRO.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. No olvides leer el Reporte Especial INTRAPRENEUR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.