Liderazgo Hueco: La Semana que Vivimos en Peligro

Foto: Sin Embargo. 15 marzo 2016. http://www.eldiariony.com/2016/03/15/la-ciudad-de-mexico-ofrece-transporte-gratis-por-contaminacion-ambiental/

Escucha el podcast: Liderazgo_Hueco

El jueves 10 de marzo de 2016 hubo tanto viento que en el edificio donde vivo, al dejar abierta la puerta del garaje, recirculó tan fuertemente que rompió la puerta de entrada que era de cristal templado.

Durante toda esa semana del 7 al 11 sufrimos helada, sol caluroso al aire a mediodía, lluvia vespertina y ventarrones que tumbaron espectaculares de más de 20 metros de altura, así como árboles añejos.

Esa semana hubo un beneficio sensacional: la Ciudad de México (CDMX) lució limpia y clara, con un cielo azul como raras veces hemos visto, la vista alcanzaba para disfrutar el espectáculo de los volcanes cubiertos de nieve. El Iztaccíhuatl con sus 5200 metros y el Popocatépetl con sus 5500 metros de altura se presentaban majestuosos a la distancia.

La claridad y belleza del cielo en ese viernes 11 era tal que me animé a decirle a una gran amiga: ¿qué te parece si mañana sábado vamos a comer al restaurant giratorio del piso 53 del World Trade Center para disfrutar del panorama y así poner la ciudad a tus pies? A ella le encantó la idea.

Tan solo 24 horas después, el sábado 12 de marzo era prácticamente imposible tener visibilidad a más de dos kilómetros de distancia. El cambio radical en la visibilidad fue sorprendente, tanto por la rapidez del cambio como por su intensidad.

A partir de ese sábado la Ciudad de México (CDMX) se cubrió durante una semana de un manto gris lleno de suciedad que daba asco y, sin embargo, no quedaba más remedio que respirarlo, casi se podía masticar de tan pesado que estaba el aire, el índice de contaminación ambiental superó los 100 puntos de ozono.

Como consecuencia, las autoridades comenzaron el martes 15 a aplicar tímidamente las contingencias previstas, por primera vez, después de 14 años de haberla sufrido.

Los días pasaron y el manto de nubes grises no se iba, se quedó estacionado sin moverse. Parecía que todo el viento fuerte que azotó a la Ciudad en la semana anterior se agotó y no quedó un solo soplo.

Lo interesante es que para el miércoles 16 ya se sentía peligroso el aire que se respiraba, tanto como el de hacía 14 años en que se llegó a ver pajaritos que caían muertos al suelo.

El jefe de gobierno de la Ciudad comenzó a recibir reclamos y críticas. Retiró de la circulación 900,000 automóviles cada día según números de placa.

Los gobernadores de los estados que rodean a la Ciudad de México iniciaron medidas. Es el caso del gobernador del Estado de México que declaró que ya no aceptaría un solo vehículo recolector de basura. Los tiraderos aceptarían únicamente basura de su propio Estado, pero no de la CDMX.

El problema se fue complicando cada vez más, puesto que 8000 tonelada diarias de basura no pueden ser recibidas con facilidad en los propios tiraderos de la CDMX.

El gobernador del Estado de Puebla se negó a aplicar medidas que trastornaran la circulación de vehículos bajo el argumento que la orografía de su Estado no alcanzaba a perjudicar a la CDMX.

Se convocó a una junta del más alto nivel, gobernadores y Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, todos de acuerdo se pronunciaban con energía expresando que era urgente hacer “algo” que solucionara el problema. Los discursos y declaraciones reafirmaban unos con mayor énfasis en esa urgencia de hacer “algo” para no poner en mayor riesgo la salud de la población. Uno de ellos declaró: “no se trata de echarnos culpas, sino de actuar con responsabilidad” por supuesto, haciendo “algo”.

A esto llamo el liderazgo hueco, cuando el líder sabe que debe atenderse un problema pero no tiene la menor idea de cómo podría resolverse. Estos casos siempre se presentan cuando el puesto del máximo dirigente se le encomienda a alguien que tiene una carrera política y/o administrativa deslumbrante, pero carece de los conocimientos técnicos de la especialidad.

Hace muchos años en la capital de la República Mexicana se anunció que iban a instalarse fábricas procesadoras de basura, pero… ¿qué sucedió? No se instalaron, ¿por qué? No fue por falta de dinero, no fue por falta de espacio para instalarlas, no fue por falta de tecnología (en Europa esas fábricas ya tenían más de 20 años en operación), entonces ¿por qué no se instalaron?

El sindicato o gremio de pepenadores resultó “intocable” y su poder de negociación superó a los jefes de gobierno en turno. Así como sucede en muchas esferas de la vida pública, los “caciques” o intereses fuertes de quienes derivan beneficios personales y grupales impiden la realización de obras que operarían en beneficio de la sociedad.

En las empresas sucede algo semejante. Con frecuencia el liderazgo comercial se le asigna a alguien que nunca ha vendido, el máximo dirigente de finanzas nunca ha realizado una negociación con bancos o financieras, el líder de operaciones no sabe de la gestión por procesos y, lo peor, ni le interesa.

Si, como sociedad, perseguimos la productividad y competitividad, tenemos que adoptar nuevas prácticas de gestión. Este asunto de a quién le asignamos una responsabilidad del máximo nivel merece evaluaciones y consideraciones que van más allá de un simple dedazo.

Te pido que lo medites, porque en algún momento de tu ascenso profesional estarás sometido a requerimientos para los cuales no podrás darte el lujo de no haberte preparado con anticipación.

Por lo pronto, que pases una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

RECUERDA: PARA QUE SE PRODUZCA UN CAMBIO, ALGUIEN DEBE TOMAR LA INICIATIVA Y ESE…ES UN LÍDER ¿ACASO ERES TÚ? ¿QUÉ ESPERAS PARA ENTRAR EN ACCIÓN?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

1 pensamiento en “Liderazgo Hueco: La Semana que Vivimos en Peligro”

  1. a causa de nosotros mismos es que vivimos en peligro nosotros somo quienes realizamos todas estas situaciones catastróficas y consecuencias debido a que no le damos la importancia necesaria a lo primordial somo seres muy influenciados por el bienestar del momento presente, quizás no se piensa en lo qeu se depara y en lagunas de las consecuencia, entran muchas aspectos como lo es la ambición, el poder.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.