Liderazgo Mixto

En una de las grandes universidades británicas hicieron un experimento. Formaron tres grupos y los colocaron en salones distintos. Un grupo A integrado por 8 individuos del sexo masculino, un grupo B integrado por 8 personas del sexo femenino y, por último, un grupo C integrado por 4 personas de cada sexo.

El objetivo era el mismo: construir una torre lo más alta posible, el mejor diseño y con una resistencia capaz de sostener dos minutos, al menos, una copa llena de agua. Los materiales entregados a los tres grupos fueron idénticos.

El peor grupo fue el A, el nivel intermedio lo alcanzó el B y el triunfo se lo llevó el C. Los observadores calificaron también el liderazgo y el clima de trabajo prevaleciente durante la ejecución. En todos los sentidos, el grupo C destacó por encima de todos.

El ejercicio tenía como propósito verdadero el comprobar que la combinación entre hombres y mujeres logra un mejor clima de trabajo y una mayor efectividad en el logro de los objetivos. De esta manera se confirma que aquellas empresas que privilegian la contratación de un solo sexo están incurriendo en un grave error.

La investigación fue aún más lejos, ¿por qué no se contrata más al sexo femenino? Se descubrió que desde los anuncios de reclutamiento se utiliza un lenguaje discriminatorio: “personas de personalidad ejecutiva, capaces de interactuar con altos niveles en distintos idiomas, experiencia manejando personal profesional, disponibilidad para trasladarse a otras ciudades o para viajar con frecuencia, capacidad para trabajar con entusiasmo jornadas largas, etc.”.

Un obstáculo insalvable es el dilema: carrera profesional versus maternidad. Desde el momento del reclutamiento se pondera el posible problema de la incapacidad. Pocas empresas tienen la mente abierta como para aceptar estas situaciones que resultan normales.

En mi trabajo con distintos tipos de grupos empresariales he confirmado que, conforme se trata de niveles gerenciales y directivos, el número de personas del sexo femenino disminuye correlativamente.

Según el estudio llevado a cabo en la Gran Bretaña, la pérdida de productividad por no incorporar al sexo femenino a la toma de decisiones directivas es cada vez mayor y el problema se agrava. En dicho estudio se descubre que Procter and Gamble es una empresa de excepción en ese sentido, puesto que incorpora al directorio un 40 % de mujeres.

En 1962 se formó en México el Consejo Mexicano de Hombres de Negocio integrado por los empresarios de mayor importancia en el país. Su influencia ante los presidentes resultó siempre determinante y, tal vez, todavía lo siga siendo. Desde Adolfo López Mateos hasta los tiempos de Ernesto Zedillo se ha estudiado su influencia determinante en las finanzas nacionales, especialmente en los momentos críticos, donde se han hecho presente para emitir sus juicios. Cada año escuchamos de su presidente, hoy Claudio X. González Laporte de Kimberly Clark, los montos que habrá de invertir en el año la iniciativa privada.

El tema viene a colación porque se han visto obligados a cambiar su nombre, hoy se llaman Consejo Mexicano de Negocios, desapareciendo el calificativo de “Hombres de Negocios”. ¿A qué se debió el cambio?

Se debe a la incorporación reciente de la primera mujer en semejante grupo de “Tobi”. Se trata de la brillante empresaria Blanca Treviño, Directora General de Softek, empresa mexicana de alcance internacional en el campo del software.

Es interesante ver cómo en empresas de gran envergadura comienzan a reconocer el aporte femenino al nivel directivo. Se ha hablado mucho acerca de sensibilidad superior al hombre, de visión más amplia y profunda, de mayor sentido de responsabilidad y más capacidad para crear y mantener climas laborales más proclives al trabajo productivo.

En pleno Siglo XXI la incorporación femenina tiene que acelerarse por las cualidades intrínsecas que aporta, mismas que combinadas con las del sexo masculino, hacen que una empresa pueda magnificar sus resultados.

A nivel de política nacional, el Presidente de la República lanzó el exhorto para que los partidos políticos integren sus fórmulas con un 50 % de mujeres, ya habremos de ver las consecuencias ¿tendremos esta vez un Congreso con un 50 % femenino? Yo no lo creo, y ¿usted?

Por lo pronto, lo invito a integrar sus áreas de trabajo en forma equilibrada de ambos géneros.

RECUERDA: SI QUIERES TENER ÉXITO COMO ENTREPRENEUR, COMIENZA POR SER UN INTRAPRENEUR.

 

SI QUIERES TRIUNFAR AFUERA DE TU EMPRESA, COMIENZA TENIENDO ÉXITO ADENTRO.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

P.D. No olvides leer el Reporte Especial INTRAPRENEUR.

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.