Los Talentos que Dios te Dio

Foto: http://vvsuno.com/2015/02/19/diamantes-en-bruto-vs-diamantes-pulidos/

Escucha el podcast:  El_Talento

Llegó precedido de un gran eslogan firmado por Plácido Domingo: “Es el tenor ligero más importante del mundo”. ¡Caray! Esa frase expresada por el tenor dramático más importante del mundo es un aval determinante. Imposible faltar a la cita.

Acompañado de mis compadres, que tienen un oído privilegiado, decidimos asistir a la presentación. Sabía que además de gustar del evento, habría conversación sabrosa al final.

El 6 de octubre de 2015 a las nueve de la noche, en el Auditorio Nacional, apareció Juan Diego Flórez (así lo escribe, no es mi culpa). Interpretó un aria de La Cenicienta de Rossini. Al terminar esa aria le dije a mi compadre: “Ya podemos irnos”. Por supuesto, no era eso lo que deseaba. Lo que pasa que desde el primer momento se apreció la diferencia.

El timbre de voz, su vibrato y su potencia, son extraordinarios. Así, muy por arriba de lo ordinario. Juan Diego posee una voz excelsa, bella, disfrutable.

El concierto estuvo compuesto de arias de ópera, canciones napolitanas, peruanas y mexicanas. Acompañado de la Orquesta Sinfónica de Minería dirigida por el italiano Sebastiano Rolli y al final por el Mariachi Gama Mil. Disfrutamos de un evento inolvidable.

Al salir, mis manos estaban entumecidas de tanto aplaudir. La audiencia aplaudía y ovacionaba de pie para pedir una interpretación más. Ya sabes, el clásico ¡Otra, otra, otra…!

Juan Diego fue generoso, cantó durante dos horas y media. Un gran profesionalismo. Un gran respeto por su audiencia. Más de 20 interpretaciones. Carismático y accesible se conectó con el público admirablemente. Fue una noche para recordar. Por ello aparece en su currículum que en el Teatro alla Scala de Milán le ovacionaron durante 60 minutos.

Tanto allí como en el Metropolitan Ópera House de Nueva York el público le exigió el bis (la repetición) de arias sumamente exigentes, como es el caso de una de la ópera La Hija del Regimiento de Donizetti, célebre porque el tenor debe dar nueve veces el do de pecho.

Juan Diego comenzó joven en Lima, Perú. Su patria. Luego estudió en Filadelfia y después en Italia. Pero los estudios no hacen otra cosa más que pulir el diamante en bruto. Si las escuelas reciben piedras, pues al final únicamente entregan piedras bien pulidas.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con nuestro tema? A ti y a mí nos interesa:

EL ROL DE LOS LÍDERES ANTE LOS EQUIPOS QUE DIRIGEN

El talento lo da Dios. Y todos nacemos con talento para algo. ¿Qué tan valioso puede ser ese talento que tenemos? Depende de muchas circunstancias. ¿Qué es talento? ¿Cuándo lo notas?

Talento es aquello que haces fácil y maravillosamente. Fácil porque te resulta natural, espontáneo, sin esfuerzo. Maravilloso porque LOS DEMÁS, no tu ego, te dicen “qué bueno eres para…”.

Hay talento para conversar, para hacer amigos, hacer cálculos mentales, para llevar la contabilidad, para tareas financieras, para elegir dónde invertir, para conquistar una pareja, para vender, para ordenar (de tener orden), para dar instrucciones, para dirigir, etc.

Si tienes la suerte de identificar a tiempo tus talentos (dos o tres, no exageres) lo que sigue es pulirlos. El pulimento puede hacerse sobre una piedra o sobre un diamante, el trabajo de pulir es semejante “es parecido, pero no es igual”.

Lo mismo pasa con la capacitación de líderes. La materia prima ya está allí. El participante de un curso, sin duda, tiene talento. Tus colaboradores tienen talento. No te atrevas a dudarlo. Lo que no sabes es para qué.

Quienes están al frente de un equipo de trabajo o un grupo social deben ejercer su liderazgo con calidad para conseguir los máximos resultados.

El gran problema es que sobreestimamos nuestras capacidades para ser líderes. Si tenemos apoyo de líderes en posición superior, no importa. De todos modos seguiremos siendo líderes, obtengamos el resultado que sea. Pero…no se vale.

No te confíes. Las capacidades de liderazgo son desarrollables. Lo mejor es que te enfoques en pulir los talentos que Dios te dio. En beneficio de tu equipo o tu grupo o tu familia, más vale que pases de ser un líder a ser un gran líder. Púlete y sentirás los beneficios. Los que te rodean te lo agradecerán.

Espero que mantengas la intención de desarrollarte permanentemente como líder. Que no te pase como aquellos que ascienden a posiciones de importancia y…son líderes maletas. El perjuicio ocasionado puede notarse en la falta de resultados y en el daño emocional a los que colaboran o en otros casos a toda una nación.

Como siempre, que tengas una semana feliz y productiva.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

NADA CAMBIA, HASTA QUE ALGUIEN TOMA LA INICIATIVA: UN LÍDER ¿SERÁS TÚ?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.