Tercerización: La Vía a mayor Eficiencia

Escucha el podcast: La_Tercerización

La brecha entre los países desarrollados y los demás se acrecienta aceleradamente. En una competencia cada vez más globalizada esto se convierte en un problema de mayor gravedad e importancia.

También observamos una brecha creciente al interior de un país entre las empresas de vanguardia y las que luchan por su propia sobrevivencia.

Son muchas las causas que establecen las diferencias que hacen a unas, ser más competitivas frente a las demás.

En este artículo únicamente me referiré a una estrategia administrativa que contribuye a esa diferencia.

Si tomamos como ejemplo a una empresa fabricante de calzado ¿en qué consistiría su proceso central? Algunas personas mencionarían todo lo que consiste en adquirir materia prima para irla transformando poco a poco. Sin embargo, una de las empresas más grandes del mundo, como lo es NIKE, consideró su proceso central circunscrito a la investigación y al desarrollo.

NIKE se encarga de investigar las necesidades del pie para distintos deportes y a partir de allí desarrollar un diseño, lo más adecuado posible a las características morfológicas del pie en acción, uno para cada deporte.

Una vez desarrollado ese proceso central, NIKE ha tercerizado o externalizado (outsourcing), las demás funciones relacionadas con la producción de millones de calzado deportivo, ejerciendo sobre esos fabricantes un estricto control de calidad. Cabe señalar que en 1972 NIKE fue de las primeras empresas en externalizar su producción.

El obsesivo de Steve Jobs quería que sus iPads fuesen fabricadas integralmente por Apple. Acabó aceptando que el apoyo tecnológico de Toshiba le era indispensable.

En nuestro país tenemos profundamente arraigado el paradigma que consiste en la siguiente cadena de pensamiento: Si soy jefe, mientras más subordinados tengo, mayor es el presupuesto que se me asigna, más grande es mi área, entonces tengo más poder y esto hace que ocupe un mejor lugar en el organigrama.

Por el contrario, si nada más ocupo una oficina con una secretaria y tres colaboradores, me siento muy poco importante y los demás compañeros de mi empresa me respetan menos, aunque mis resultados sean muy superiores y mi aportación a la productividad de la empresa sea inigualable.

¿Qué significa esto? Que el outsourcing en México está luchando contra ese paradigma, no obstante que en el mundo tiene una tendencia de acelerado crecimiento por los múltiples beneficios que proporciona a la empresa.

Hemos tenido oportunidad de apoyar a Gerentes de Calidad que, en un primer año, reciben asignaciones inferiores al medio millón de pesos para desarrollar su programa. Después de tres años consecutivos de éxito,  su asignación ascendió a más de cinco millones de pesos. Siempre con un equipo interno de menos de ocho personas, para atender a más de 10,000 trabajadores. Esto es eficiencia.

Por ello es importante entender las razones de este auge y analizar su posible aplicación a nuestra empresa.

El outsourcing, (tercerización en español), consiste en la contratación de recursos externos a la empresa, para que lleven a cabo por nuestra cuenta tareas específicas.

Algunos que padecen miopía empresarial, lo ven como una complicación innecesaria; mientras que otros con gran visión, lo aprecian como una solución.

En este sentido, una empresa que se dedica al outsourcing o tercerización, tiene que ser una empresa con alto grado de especialización, al aportar tecnología, personal y recursos diversos especializados para llevar a cabo la tarea encomendada, pero de mejor manera que si la realizara la propia empresa.

La empresa que lleva a cabo una alianza con otra, especializada en una función que puede externalizar, se ve beneficiada al despreocuparse de tareas redundantes, haciendo posible que pueda concentrarse profundamente en sus procesos clave.

Esta tercerización (externalización) permite una mayor capacidad de respuesta al adelgazar las estructuras organizacionales de una empresa.

En todas las empresas hay tareas muy específicas donde necesitamos un desempeño extraordinario y por tanto, el desarrollo de la competencia laboral concreta resulta indispensable. No hacerlo es incurrir en reprocesos, desperdicios, tiempos muertos o mal servicio que, finalmente, representa costos no previstos.

Anímate a aprovechar los cambios que nos impone la vida moderna, tú necesitas ser más productivo, tu empresa y el país también.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

RECUERDA: NADA CAMBIA HASTA QUE ALGUIEN DA EL PRIMER PASO Y ESE…ES UN LÍDER. ¿ACASO ERES TÚ?

 

alfredo-esponda@cencadedigital.com

 

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.