Steve Jobs: Primer Genio del Siglo XXI

Foto: https://www.xataka.com/historia-tecnologica/demo-que-steve-jobs-presento-iphone-2007-fue-milagro-mucho-truco

Escucha el podcast: Steve Jobs: Primer Genio del Siglo XXI

Te pido que te imagines una escena. En la sala de espera de un restaurant está un señor de 40 años muy bien vestido, formal y distinguido leyendo una revista especializada en informática. Llega un joven de 23 años en jeans, playera y melena, se sienta a su lado y saca la misma revista. Al ver que leían la misma noticia entablan conversación. El joven le pregunta ¿por qué estás interesado en la informática? Él contesta: “Me estoy enterando que la empresa adonde voy a trabajar acaba de quebrar”. El joven preguntó: ¿Eres ingeniero? El señor le contestó: “No, soy especialista en recursos humanos, pero he trabajado en IBM, H-P y acabo de renunciar a Intel porque me contrató esta nueva empresa. Así que estoy sin trabajo”. Al despedirse el joven le dice: dame tu tarjeta, tal vez yo te contrate.

Así se conocieron Steve Jobs, el joven de 23 años que acababa de fundar Apple y Jay Elliot que se convirtió en amigo, brazo derecho y terminó siendo el Vicepresidente de Recursos Humanos de Apple durante el resto de su vida. Elliot acompañó a Steve a la Universidad de Stanford una vez a la semana para reunirse con jóvenes estudiantes de ingeniería. Elliot asesoraba a Jobs para descubrir talentos y contratar a los mejores ingenieros. Fue obsesión permanente de Jobs buscar a los mejores talentos y contratarlos. De la misma manera, fue implacable y grosero al despedir a los ineptos.

Steve Jobs no estudió ninguna carrera profesional. Lo más que hizo fue meterse a un College, pero descubrió que no le gustaba estudiar. Fue importante para él descubrir en esa institución el gusto por la estética y la caligrafía bella y estilizada. Le sirvió para dotar a sus computadoras de los tipos de letras más bellos del mercado.

¿Por qué se le reconoce como genio? ¿Cómo es que alguien que no estudia una carrera logra un sitial envidiable? ¿Qué cualidades le hicieron triunfar?

Jobs aprendió desde niño que era especial. En virtud de que su padre biológico salió corriendo cuando su novia le dijo que estaba embarazada y ésta se dedicó a buscar con quien entregarlo, se burlaban de él en la escuela. Su madre adoptiva le dijo: “que no te das cuenta de que nosotros te elegimos.” A partir de ese momento, su nueva madre lo convenció de que él había sido escogido por ser un niño especial. Creció embalsamado en amor y protección por sus padres adoptivos.  Con gran confianza en sí mismo.

Sus padres adoptivos tenían carencias económicas, pero se comprometieron a brindarle un gran futuro. Lo inscribieron en las mejores instituciones que pudieron, pero Steve no las aprovechaba, le gustaba vagar. Se metió en el mundo de las drogas, le gustaba la marihuana y escuchar música de Bob Dylan y de los Beatles. Buscó un trabajo en Atari y aprendió a elaborar juegos, ahorró y se fue a la India para aprender a meditar.

Cuando Steve regresó buscó a sus amigos Stephen Wozniak (Woz) y Ron Wayne. Juntos exploraron algunas opciones de computación. Trabajaron en Hewlett Packard y se distraían en cuestiones de informática, destacando Woz quien estaba empeñado en construir una computadora. A base de ensayos, Woz le dio forma a una computadora incipiente que lograba hacer algunas cosas. Su orgullo consistía en mostrar sus logros ante el grupo de amigos que se reunían en un club de aficionados: Homebrew Computer Club. Todo esto en la meca de la innovación: Palo Alto, California.

Allí comienza el contraste, mientras Woz estaba empeñado en construir una computadora para mostrar sus avances a sus colegas del club, Steve le persuadió que lo mejor era crear una empresa de computación. Cuando presentaron el primer producto en el Homebrew Computer Club había un distribuidor de equipos electrónicos que hizo muchas preguntas, Steve le pidió su tarjeta y consiguió una cita con él. La mañana siguiente, cuando el distribuidor levantó la reja de la tienda, lo primero que vio fue el rostro de Steve que le propuso hacer negocio: le vendió 50 equipos. A partir de allí se dedicaron a cumplir con el compromiso. Steve juntó a sus amigos y les dijo que había que crear una empresa. Así nace el primero de abril de 1976 la empresa Apple Computer, inc. Trabajaron todo este pedido en el garage de la familia de Jobs y allí nace la primera computadora personal de la historia, Apple I. Steve Jobs tenía 21 años. Lo curioso es que el tercer socio, Ron Wayne, decide separarse y doce días después vende sus acciones en $800 dólares. Después de varios años aceptó que cometió el mayor error de su vida.

Steve logró vender 200 computadoras Apple I, pero él estaba insatisfecho, no las consideraba valiosas. En su afán de producir una mejor computadora concluyó que era necesario conseguir financiamiento, logró contactar a un “inversor ángel” Mike Markkula que accedió a invertir $250,000 dólares. Mientras Woz trabajaba en la Apple II.

Con la Apple II tuvieron un gran éxito comercial. Luego, al salir a bolsa en 1980 lograron una cotización de 1780 millones de dólares. Steve se vuelve millonario a los 25 años. Para desarrollar una buena empresa decide contratar a una persona experimentada: John Sculley, que era vicepresidente en Pepsi, para convencerlo le dice “prefieres pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada en vez de venirte a cambiar el mundo.”

Steve crece como empresario, pero su personalidad muestra algunos desajustes. A los 23 años embaraza a su novia y no reconoce a su hija. En la empresa se vuelve un tirano y despiadado director. Contrata y despide personal de manera grosera. Crea tantos conflictos que se enemista con John Sculley y no le queda más remedio que salirse de Apple. La leyenda dice que lo despidieron. Vende todas sus acciones, menos una.

Al salir de la empresa se lleva a los 5 mejores informáticos para crear la empresa NeXT dirigida al mercado de universidades porque aspira a revolucionar la educación. Se le presenta la oportunidad de comprar en 10 millones de dólares el área de animación de Lucas Films. La rebautiza con el nombre de Pixar y se involucra en la creación de películas animadas, así interviene en la creación de Toy Story, Monsters Inc., Cars, Buscando a Nemo y otras, donde consiguen varios premios Oscar. Acaba negociando la fusión con Disney y se vuelve el accionista individual mayoritario por 7,500 millones de dólares.

Su software creado en NeXT es comprado por Apple y le piden regresar en 1996. Asciende a Consejero Delegado y logra tener el control total de Apple. Su inquietud de buscar lo nuevo por todas partes donde hay actividades del sector informático le permite identificar productos hechos con deficiencia y con pérdida de sentido estético. Lo más célebre es el “mouse” y la interfaz gráfica de usuario que descubre en su visita a Xerox.

Steve no fue el creador original de los extraordinarios productos que presentó, siempre hubo antecedentes. Steve los tomaba y les encontraba enfoques que los hacían más poderosos y atractivos. Su implacable estilo directivo lo llevaba a exigir lo mejor. Si alguno de sus colaboradores le decía que no se podía le daba 24 horas para encontrar el “cómo sí” y si no tenía idea lo despedía. Un buen ejemplo es la Tablet donde él pidió que tuviera un solo botón. Los ingenieros le decían que no se podía. Les dijo que no había opción, tenían que encontrar la forma. Hoy tenemos una gran cantidad de productos electrónicos con un solo botón. Steve siempre buscó simplicidad, belleza y funcionalidad. Su gran cualidad: entendía las preferencias del consumidor.

Steve nos heredó de 2001 a 2011 productos que hacen nuestra vida más cómoda y versátil: iPod, el iPad, el iPhone, iMac, bajar música en vez de piratearla con el iTunes Music Store, pero sobre todo, un modelo de organización que ha sobrevivido a su existencia al forjar un equipo talentoso, integrado y comprometido que ha elevado el reconocimiento de mercado dándole un gran valor accionario. Apple vale más de 800,000 millones de dólares. En 2008 la Revista Fortune elige a Apple como la empresa más admirada.

Steve Jobs obtuvo muchos reconocimientos públicos, entre ellos: la Medalla Nacional de Tecnología en 1985,  el Premio Jefferson por Servicio Público en 1987, el Emprendedor de la Década en 1989, la Revista Fortune lo premió como “La persona más poderosa en los negocios” en 2007 y en ese mismo año fue incorporado al Hall of  Fame del Estado de California, en 2012 se le otorgó un Grammy especial “como reconocimiento a su influencia en la industria musical”, en 2013 se le incluyó en la lista distinguida de Disney Legend y en 2017 se inauguró el Teatro Steve Jobs en el Apple Park.

Hoy nuestra manera de diseñar, de comunicarnos, de disfrutar música y cine son producto de su influencia directa y más aún, indirecta, al inspirar a millones de creadores para que buscaran fórmulas que permitieran crear nuevos productos para hacer la vida más amable.

Te invito a reflexionar sobre este personaje. Te deseo una semana feliz y productiva.

¡HASTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES!

 

No olvides leer LIDERAZGO FALLIDO. DEL ERROR TAMBIÉN SE APRENDE editado por Granica. Búscalo en El Sótano, Gandhi o Amazon. La dirección es https://ebooks.granicaeditor.com/library.

alfredo-esponda@cencadedigital.com

P.D. Te invito a suscribirte al Blog (gratis y sin compromiso)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.